Daniel O'Leary
General

Daniel Florence O'Leary (Cork, 1801 - Bogotá, 24 de febrero de 1854), fue un militar y político irlandés.

Hijo de Jeremías O´Leary y Catalina Burke, se embarca en 1817 a América a unirse a la lucha independentista. En 1818 remonta el Orinoco y desembarca en Angostura, con el rango de alférez formando parte del cuerpo de Húsares Rojos al mando del coronel Henry C. Wilson. Pasa algún tiempo en Angostura hasta ser designado al ejército de Apure, al mando de José Antonio Páez.

Con el grado de teniente toma parte el 27 de marzo de 1819 en el combate de La Gamarra, siendo enviado como adjunto al Estado Mayor de la división del general José Antonio Anzoátegui y al escuadrón de Dragones de la Guardia, es entonces que conoce al Libertador Simón Bolívar quien lo asciende a capitán participando en las campañas de Apure. Realiza junto al ejército patriota el paso de los Andes, recibiendo una herida en la frente en la Batalla del Pantano de Vargas.

Nombrado primer ayudante del general Anzoátegui, después de la batalla de Boyacá, queda encargado del Estado Mayor de la división. Al servicio del Libertador, es nombrado su edecán el 17 de septiembre de 1819.

Estuvo presente en 1820 en las negociaciones de armisticio y regularización de la guerra entre Bolívar y Pablo Morillo. En la Campaña del Sur por sus acciones en la Batalla de Pichincha es elevado, por el general Antonio José de Sucre, al rango de teniente coronel del ejército. Luego de la creación de Bolivia, el Libertador asciende a O'Leary al rango de coronel. Acompañó a Bolívar después de 1825 en los diversos procesos de integración panamericanista que el Libertador emprendiera para la convocatoria del Congreso Anfictiónico de Panamá.

En 1827 se casó con Soledad Soublette, hermana del general Carlos Soublette, con quién tuvo nueve hijos.

En misión diplomatica de paz enviado por Bolivar al pasar por Guayaquil O´Leary conferenció con Flores y Heres, esperando inútilmente que el gobierno peruano le enviara pasaporte y salvoconducto. El 26 de octubre renunció a su Misión diplomática, mas, el Libertador le solicitó que siguiera intentando un acuerdo, a pesar de que aún no le habían admitido como comisionado de paz.

Al producirse el bloqueo de Guayaquil, dirigió baterías, redactó Proclamas y escribió en "El Colombiano", siempre en defensa de Bolívar y la unidad de la Gran Colombia.

En enero de 1829 pasó a Cuenca a ayudar a Flores en la conducción de las operaciones militares contra el Perú. A fines de ese mes Sucre se hizo cargo del mando y el 27 de febrero se produjo la batalla del Portete de Tarqui, encabezando O´Leary el escuadrón "Cedeño" que recibió los primeros disparos y aguantó en firme hasta dar la carga final, distinguiéndose por un valor eminente. Enseguida intervino en las Capitulaciones de Girón y fue ascendido a General de Brigada, "alcanzando una luminosa cumbre forjada con servicio y lealtad". Entonces regresó a Quito para entrevistarse con el Libertador y siguió a Bogotá porque le había nacido su primera hija.

El 16 de septiembre de 1829 el Consejo de Gobierno le encomendó una División de 800 veteranos de guerra incluyendo el batallón Rifles para combatir la revolución del ilustre General José María Córdova en la provincia de Antioquía. El encuentro entre ambas fuerzas se escenificó el 17 de octubre a 40 kilómetros antes de Medellín en el sitio de El Santuario. Córdova sólo tenía 300 hombres, luchó con su valor de siempre y perdió la vida. O'Leary le lloró, pero cometió el error de nombrar Gobernador del Chocó al Coronel irlandés Rupert Hand, quien había ultimado villanamente con tres terribles sablazos en la cabeza y en una mano al heroico Córdova. También expidió dos Decretos, declarando nulas las disposiciones de Córdova y amnistiando a los alzados facciosos.

El 15 de enero de 1830 recibió al Libertador que regresaba de Guayaquil. El 20 se instaló el Congreso Admirable, O´Leary acababa de ser designado Ministro Plenipotenciario en los Estados Unidos pero dicho nombramiento no fue ratificado y quedó insubsistente. Entonces viajó a Cúcuta en cumplimiento de una misión conciliadora, donde poco después llegó Sucre para negociar con el General Santiago Mariño enviado de Paez, pues se temía la separación de Venezuela. El 6 de abril entregó el mando del Batallón "Rifles", regresó a Bogotá y bautizó a su segundo hijo con los nombres de "Simón Bolívar", cuando ya el Libertador había encargado la presidencia al General Domingo Caicedo y tenía redactada su renuncia para presentarla al Congreso.

Después, cuando Bolívar no tenía mando en Santa Fe, le siguió en su viaje al Caribe, tratando de acompañarle el mayor trecho posible; pero habiéndose detenido en Barranquilla, al conocer la gravedad del Libertador, se apresuró a ir a Santa Marta, arribando el 18 de diciembre de 1830, un día después de su fallecimiento. Con todo, pudo asistir a sus funerales, en postrer acto de afecto y gratitud para quien había sido por tantos años su admirado Jefe.